El pasado domingo, bajo el lema de “un carrete al año no hace daño…”, nos reunimos unos cuantos socios del Col·lectiu F22 y del Grup Fotogràfic Digital, así como otros aficionados a la fotografía, para desempolvar nuestras antiguas cámaras de carrete.

Pasamos una mañana muy entretenida y aprovechamos para conocer a otra gente con nuestras mismas aficiones y compartir comentarios.

La verdad es que ha sido un ejercicio muy interesante para retomar conciencia de que una buena parte de la fotografía debe seguir tomándose detrás del objetivo y quitarnos un poco esa manía de disparar y luego comprobar resultados (aunque a mí especialmente se me ha hecho muy cuesta arriba el no mirar la parte de atrás de la cámara cada vez que tomaba una foto).

Gracias Cata por esta magnífica iniciativa.

foto_de_grupo

Foto de grupo.

 

foto_2

José Miguel Barceló hablando con Cata y Mita.